A las masas cansadas, pobres y apiñadas de Centroamérica se les debe la entrada
Ana Maria Moreno Portillo from Guatemala embraces her daughter after they were deported from the U.S., at the Kiki Romero Sports Complex in Ciudad Juarez, Mexico, April 5, 2021. | Christian Chavez / AP

La vicepresidenta Kamala Harris se reunió con el presidente guatemalteco Alejandro Giammattei el lunes y el martes con el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. Su viaje tiene la intención anunciada de ayudar a resolver la situación migratoria en la frontera sur de Estados Unidos.

Vice President Kamala Harris, left, and Guatemalan President Alejandro Giammattei, attend a news conference, June 7, 2021, at the National Palace in Guatemala City. | Jacquelyn Martin / AP

Harris dijo en Guatemala que el objetivo de la política de Estados Unidos es mejorar las condiciones dentro de Guatemala para que la gente no quiera arriesgar su vida y sus extremidades para salir de allí y viajar a la frontera de Estados Unidos con México.

El trabajo que se le ha dado a Harris es en gran parte imposible. Parte de la batalla en Centroamérica, señaló, es lidiar con la corrupción. Sin embargo, una de sus reuniones principales consistió en llegar a acuerdos con Giammattei, considerado en todo el mundo como un capo de la corrupción en la región.

Las condiciones en Guatemala y los demás países del Triángulo Norte, Honduras y El Salvador son tan malas que muchos padres están dispuestos, para salvar a sus hijos, a enviarlos solos a los EE. UU., Con la esperanza de poder localizar a familiares que puedan llevarse No podemos ni imaginarnos lo mal que tienen que ser las cosas para que los padres tomen esa decisión.

Una cosa es segura, sin embargo, es que una solución permanente al problema es imposible sin entender cómo comenzó este horrible lío y cómo se puede resolver el problema.

Una gran cantidad de refugiados llegaron de Centroamérica bajo el presidente Donald Trump y fueron recibidos con crueldad con su política de separación familiar. Ahora se envía a los niños a la frontera sur y, según las políticas supuestamente más humanas de la administración Biden, no se les rechaza. Ningún ser humano decente volvería a la vida de terror de un niño de 12 años que intenta sobrevivir.

Pero en lugar de simplemente adoptar un enfoque de clasificación para las oleadas de llegadas fronterizas, Biden dice que quiere llegar a la raíz del problema en Centroamérica. La forma de Trump de llegar a esas raíces fue recompensar a los líderes corruptos de esos países para que controlen a sus poblaciones, incluido el corte de su capacidad de venir a los EE. UU. Dado que esos líderes corruptos no hicieron esto, la política fue un fracaso.

“No han hecho su trabajo. Guatemala, Honduras, El Salvador, les pagan mucho dinero, todos los años les damos ayuda exterior y no hicieron nada por nosotros, nada ”, dijo Trump mientras separaba familias en la frontera.

Los líderes de los países del Triángulo Norte se encuentran de hecho entre los más corruptos del mundo. Pero esa horrible corrupción por sí sola no explica el desastre en curso en estas naciones. No hay forma de evitar la verdad fundamental subyacente: los propios Estados Unidos tienen gran parte de la responsabilidad del espectáculo de terror en América Central.

En las décadas de 1950 y 1960, Guatemala y El Salvador se encontraban en medio de levantamientos populares masivos contra la represión. En esas luchas, las fuerzas de derecha mataron a cientos de miles de personas. En Guatemala, por ejemplo, la gente ganó la capacidad de elegir democráticamente un gobierno progresista, pero se encontró con un golpe militar organizado por Estados Unidos y lanzado esencialmente a instancias de la United Fruit Company en 1954. Con su monopolio producir ganancias comprometidas por un gobierno progresista , exigió la acción del gobierno de los Estados Unidos, que felizmente lo complació. El presidente de izquierda Jacobo Árbenz fue derrocado en una operación encubierta de la CIA.

Lo que sucedió en El Salvador fue bastante similar en ese momento. La oleada de fuerzas progresistas y de izquierda en la región fue acompañada por el aumento de las demandas de reforma agraria y el fin de décadas de represión militar en El Salvador. Los movimientos populares y campesinos se enfrentaron a violentas represiones a manos de un régimen de policía secreta respaldado por Estados Unidos.

Honduras no experimentó el mismo tipo de levantamiento, pero luego fue utilizado como escenario para los Contras, un grupo guerrillero de extrema derecha respaldado por la administración Reagan en la vecina Nicaragua en la década de 1980. Estas guerras sangrientas, respaldadas por agencias de inteligencia estadounidenses, desestabilizaron la región y sometieron a generaciones a un ciclo de regímenes dictatoriales corruptos, pobreza extrema y violencia de pandillas.

Hoy, 50 años o más después, en algunos casos, los gobiernos corruptos de derecha han permitido que los gánsteres asesinos prosperen en Centroamérica. Y aquí también hay una gran responsabilidad de Estados Unidos. ¿Quién puede olvidar los vociferantes y desvaríos de Trump sobre la viciosa pandilla MS-13? Sin embargo, muchos han olvidado que la MS-13 se inició en Los Ángeles en la década de 1980 y, a través de las políticas de deportación estadounidenses generalizadas e injustas de esa década, la pandilla pudo salir de los Estados Unidos y llegar a Centroamérica. donde se convirtió en una parte bienvenida de la violenta infraestructura de derecha que se está construyendo en esos países. Entonces, las personas aterrorizadas por esa pandilla no solo deben agradecer a sus gobiernos locales sino también a los EE. UU. Por las vidas de terror que soportan.

Demonstrators protest in front of the National Palace in Guatemala after the meeting between Harris and Giammattei, in Guatemala City, June 7, 2021. |Oliver de Ros / AP

En el mejor de los casos, es hipócrita que el gobierno de Washington diga que le está haciendo un favor a cualquiera en estos países o que le está extendiendo un acto de caridad al permitirle venir a los Estados Unidos. Permitirles la entrada es lo mínimo que puede hacer nuestro país.

El apoyo de Estados Unidos a firmas capitalistas multinacionales como United Fruit, su respaldo a dictadores de derecha en Centroamérica y su papel para ayudar a crear las condiciones para un gángsterismo desenfrenado se han traducido en desastres reales entre los que, por ejemplo, se encuentra la tasa más alta de mujeres homicidio en el mundo.

Los estados del Triángulo Norte se encuentran entre los lugares más peligrosos del planeta para las mujeres. La violación es un asunto normal. Las mujeres son violadas y luego sus hijos son arrancados de sus brazos y traficados en la región y el mundo. Si las mujeres y sus hijos no se someten a la voluntad de las bandas viciosas, simplemente son exterminados. Y luego la gente pregunta por qué los guatemaltecos no se quedan en casa. Este es el tipo de información que hubiera sido genial que la vicepresidenta Harris explicara en su conferencia de prensa el lunes. ¿Cuánto tiempo antes de que se pueda decir la verdad?

Estados Unidos debe reconocer el papel que ha desempeñado en la destrucción de la vida de la gente de Centroamérica. Es una responsabilidad tanto moral como política. Se está produciendo un desastre humanitario al sur de nuestra frontera, y debemos encontrar todas las formas posibles en las que podamos ayudar a resolverlo.

Pero lo que es más importante, no podemos decirle a la gente que no pueden venir aquí. Debemos estar dispuestos a acoger a las víctimas, refugiados centroamericanos que no serían refugiados si no hubiéramos participado en la destrucción criminal de sus países. Estos son los cansados, los pobres, las masas apiñadas a las que nos proclamamos su lugar de refugio. Debemos estar a la altura de ese mensaje sobre la Estatua de la Libertad escrito por Emma Lazarus.

Como ocurre con todos los artículos de opinión publicados por People’s World, este artículo representa las opiniones de su autor.

Tired, poor, huddled masses from Central America are owed entry


CONTRIBUTOR

John Wojcik
John Wojcik

John Wojcik is Editor-in-Chief of People's World. He joined the staff as Labor Editor in May 2007 after working as a union meat cutter in northern New Jersey. There, he served as a shop steward, as a member of a UFCW contract negotiating committee, and as an activist in the union's campaign to win public support for Wal-Mart workers. In the 1970s and '80s, he was a political action reporter for the Daily World, this newspaper's predecessor, and was active in electoral politics in Brooklyn, New York.

Comments

comments