Jóvenes de EE. UU. dan una mirada interna a cómo funcionan las elecciones cubanas
Cubans voting in municipal elections in Havana, Nov. 27, 2022. | Calla Walsh

LA HABANA—Cuba celebró elecciones para sus órganos de gobierno local, las Asambleas Municipales del Poder Popular, el 27 de noviembre. Una delegación de jóvenes de los Estados Unidos observó la votación de primera mano como parte del Encuentro de Amistad Juvenil entre Estados Unidos y Cuba.

Viniendo del imperio estadounidense fundamentalmente antidemocrático, fue la primera vez que muchos participantes vieron un sistema electoral funcional en el que las masas realmente participan y en el que la mayoría realmente gobierna.

Observamos la votación en La Corbata, un barrio de La Habana en proceso de transformación.

El sitio de votación estaba dentro de un centro cultural y tecnológico recién construido, que también alberga programas de arte, clases, un laboratorio de computación, graduaciones escolares y eventos comunitarios.

Al principio, nos sorprendió la eficiencia con la que se desarrolló el proceso de votación. No hubo largas filas en el sitio de votación de La Corbata, mientras que en los EE. UU. es típico que los votantes, especialmente en los vecindarios más pobres, esperen en fila durante horas para emitir su voto.

Un funcionario electoral local explicó que todos los ciudadanos y residentes permanentes de Cuba se registran automáticamente para votar a los 16 años. A los 18, son elegibles para ser nominados para postularse como delegados.

El proceso de nominación ocurre en las semanas previas a la elección. ​​Entre el 21 de octubre y el 18 de noviembre, más de 6 millones de votantes, el 73% de los elegibles, asistieron a las asambleas vecinales para la nominación de candidatos.

Estudiantes de la escuela primaria local cuidan la urna en La Corbata. | Cala Walsh

Los nominados son elegidos por grupos comunitarios locales, incluidos los Comités en Defensa de la Revolución, la organización de masas más grande del país, con más de 8,4 millones de miembros de una población de 11 millones; la Federación Cubana de Mujeres, cuya membresía incluye más del 85% de todas las mujeres cubanas elegibles mayores de 14 años; y el Partido Comunista de Cuba.

El Partido Comunista de Cuba no es un partido electoral; no “selecciona a mano” a los candidatos, y la afiliación al partido no es un requisito para postularse para un cargo.

Antes de la elección, el Consejo Nacional Electoral va casa por casa para verificar la información de los votantes. Este año, después de que el huracán Ian devastara la provincia de Pinar del Río en el este, los funcionarios electorales encuestaron a las personas que aún estaban evacuadas o refugiadas allí para asegurarse de que tuvieran acceso al voto.

Las elecciones cubanas se realizan siempre en domingo para que los votantes no se vean restringidos por su jornada laboral para participar en la democracia.

El 27 de noviembre, las urnas abrieron a las 7:00 a. m. y cerraron a las 6:00 p. m. El Consejo Nacional Electoral hizo uso de la facultad que le otorga la Constitución cubana para ampliar el horario de las votaciones en todo el país una hora más para que un mayor número de ciudadanos pudiera ejercer su derecho al sufragio.

En los EE. UU., las elecciones programadas para los martes durante el horario laboral, combinadas con la inaccesibilidad de los lugares de votación, los estrictos requisitos de identificación, la intimidación racista de los votantes y la falta general de educación cívica, impiden que participe la mayoría de la clase trabajadora.

Estados Unidos promueve la falsedad de que las elecciones cubanas “no son competitivas”. En realidad, cada municipio cubano debe tener al menos de dos a ocho candidatos para que los votantes tengan opciones. En La Corbata se postulaban tres candidatos, todos mujeres.

La competitividad en las elecciones estadounidenses ha seguido cayendo en picado a medida que las corporaciones amplían su monopolio sobre nuestra supuesta democracia, o más bien, la oligarquía. En las elecciones intermedias de noviembre de 2022, menos del 8 % de los distritos del Congreso de EE. UU. se consideraron competitivos.

Cuando los votantes cubanos ingresan a la mesa de votación, confirman su información electoral, reciben una boleta con instrucciones sencillas y la llenan en una cabina. Luego, colocan su boleta en una urna custodiada por estudiantes de la escuela primaria local.

La juventud siempre ha trabajado al frente de la Revolución Cubana, por lo que es un papel muy honroso para ellos.

Cualquier ciudadano puede ayudar en el proceso público de conteo de votos. Los resultados oficiales se informan el mismo día, a diferencia de EE. UU., donde lleva semanas o incluso meses contar los votos, a pesar de ser uno de los países más ricos del mundo, con acceso a tecnología mucho más avanzada que la Cuba bloqueada.

Si ningún candidato recibe más del 50% de los votos, la elección pasa a una segunda vuelta el domingo siguiente. Así será en 925 de los municipios de Cuba tras las elecciones del 27 de noviembre.

Además, la comunidad puede revocar a sus representantes en cualquier momento una vez que comienzan sus mandatos.

Otra diferencia clave entre las elecciones estadounidenses y cubanas es que en Cuba no hay campañas “tradicionales”. Los candidatos nominados por la comunidad no pueden gastar dinero en campañas, pero siguen estando accesibles para los votantes para discutir cualquier tema.

Las biografías de los candidatos, destacando su experiencia al servicio de la comunidad y su membresía en diferentes organizaciones, se publican fuera del lugar de votación.

Los votantes toman una decisión informada basada en las calificaciones genuinas de los candidatos, no en anuncios de campaña llamativos o anuncios de ataque hechos por Super PAC.

Como resultado, la energía en las urnas fue completamente diferente a lo que es típico en los EE. UU., donde multitudes de voluntarios de campaña o trabajadores pagados se reúnen afuera con carteles, repartiendo folletos e instando a los votantes a apoyar a sus candidatos.

Funcionarios electorales dentro del colegio electoral La Corbata. | Calla Walsh

La violencia política a menudo se intensifica fuera de los lugares de votación en los EE. UU. Durante las elecciones intermedias de 2022, incluso hubo milicias armadas que intimidaron a los votantes en las urnas en algunos estados.

En los EE. UU. y en todas las “democracias” capitalistas, las elecciones están determinadas por la cantidad de dinero invertido en una campaña, que compra anuncios, anuncios publicitarios, personal y otros recursos para llegar a los posibles votantes.

Se gastaron un récord de $ 9.3 mil millones en elecciones federales durante las elecciones intermedias de EE. UU. de 2022.

Las campañas políticas en los EE. UU. se parecen más a los reality shows de televisión: sensacionalistas, polarizantes y completamente divorciados de los temas materiales en cuestión.

La superficial concepción de la democracia que tienen los norteamericanos contribuye a su confusión sobre el sistema cubano. Algunos creen en ridículas propagandas anticomunistas que afirman que Cuba está organizando sus elecciones o pagando a actores para que nos digan mentiras.

Como escribí en Multipolarista en mayo, es más fácil para muchos norteamericanos creer que Cuba miente sobre sus logros democráticos (salud y educación gratuitas, vivienda y empleo garantizados, antirracismo e igualdad de género consagrados constitucionalmente) que llegar a un acuerdo. con el hecho de que nuestro propio gobierno está eligiendo negarnos esos mismos derechos.

El carácter mucho más avanzado de la democracia socialista cubana es exactamente la razón por la cual Estados Unidos está tan empeñado en ofuscar y bloquear la realidad de Cuba. Su ejemplo nos muestra lo que es posible.

Durante más de 60 años, una pequeña isla de 11 millones de habitantes ha resistido al imperio más grande y violento de la historia. Si una verdadera democracia obrera se puede realizar a 90 millas de nuestras costas, también se puede realizar aquí y en todos los rincones del mundo.

Como todos los artículos de opinión publicados por People’s World, este artículo refleja las opiniones de su autor.

Este artículo apareció originalmente en Multipolarista.

Calla Walsh es copresidenta de la Red Nacional sobre Cuba, una coalición de organizaciones en los Estados Unidos que luchan para poner fin a la guerra de los Estados Unidos contra Cuba.


CONTRIBUTOR

Calla Walsh
Calla Walsh

Calla Walsh is a co-chair of the National Network on Cuba, a coalition of organizations across the United States fighting to end the U.S. war on Cuba.

Comments

comments