Las historias ambientales más importantes de 2020
Foto por: Xan Griffin, Unsplash.com

Puede que haya sido un año espantoso, terrible, pero hubo algunos aspectos positivos.

¿Podemos darle la vuelta al calendario ya? Apenas habíamos terminado enero cuando comenzaron los memes sobre cómo los días parecían semanas y las semanas parecían meses, por toda la Internet.

Una pandemia mortal y un cierre internacional, asesinatos policiales de estadounidenses negros, eventos climáticos extremos debido al cambio climático que golpearon desde todas las direcciones, y una elección en los Estados Unidos que reveló cuán arraigadas están las divisiones en la sociedad estadounidense.

Sin embargo, incluso en medio de todas las malas noticias, hubo signos alentadores de progreso, especialmente en el frente ambiental. 

La transición a energías limpias mostró signos de aceleración, grupos ambientalistas obtuvieron algunas victorias importantes contra los proyectos de combustibles fósiles y el movimiento ambiental en su conjunto demostró un compromiso renovado para forjar alianzas con organizaciones de justicia social. Estos son algunos de los acontecimientos y tendencias de los últimos 12 meses que probablemente tendrán un efecto dominó para los próximos años.

El COVID-19 nos reveló que todo está conectado

Es probable que la pandemia de COVID-19 quede entre las historias más importantes de nuestras vidas. Lo que comenzó como un nuevo brote de coronavirus en una ciudad china eventualmente arrasó el mundo, paralizando la vida tal como la conocíamos, frenando la actividad económica y, hasta el momento, cobrándose la vida de alrededor de 1.6 millones en todo el mundo, incluidas más de 320.000 sólo en los Estados Unidos.

El COVID-19 reveló la interconexión entre los estados en una economía globalizada y la interdependencia de las personas dentro de los países: cómo un lugar de reunión sin máscara aparentemente inocente, donde una sola persona puede convertirse en algo mortífero de gran difusión. Los orígenes de la pandemia también muestran cómo la civilización humana está ligada a la naturaleza salvaje.

Como escribió la periodista Rachel Nuwer en la revista Sierra: “El virus que causa la enfermedad … casi con certeza surgió debido al comercio de la vida silvestre”. El COVID-19 es una enfermedad zoonótica que saltó la barrera de las especies, debido a las alteraciones de los ecosistemas por parte de los humanos. El comercio de vida silvestre, la deforestación, la fragmentación del hábitat y la conversión de tierras silvestres en campos agrícolas, son todas actividades que pueden desencadenar un “evento de desbordamiento”, como advirtió el autor David Quammen durante casi una década.

La pandemia ha brindado a la humanidad una oportunidad histórica para repensar nuestros hábitos de explotación y restablecer nuestras relaciones con el resto de la vida en la Tierra.  

Trump a la basura

Las elecciones estadounidenses de 2020 serán recordadas como una de las contiendas políticas más importantes en la historia moderna de los Estados Unidos. A pesar de la pandemia y los esfuerzos coordinados de los republicanos para reprimir la participación, más de dos tercios de los votantes emitieron su voto, una cifra récord y la participación más alta en 120 años.

La elección se convirtió en un referéndum sobre Donald Trump. Para cualquiera que realmente se preocupe por el medio ambiente, la derrota de Trump es obviamente una buena noticia. Su mandato ha estado marcado por un intento de asalto total a las protecciones ambientales.

Trump estimuló el avance de las compañías petroleras y de gas en tierras públicas; se retiró del Acuerdo de París, atacó las reglas de economía de combustible, eliminó las protecciones para lobos y osos pardos y buscó debilitar leyes fundamentales como la Ley de especies en peligro de extinción y la Ley nacional de protección ambiental. 

Un mundo en llamas

Los incendios azotaron el mundo una vez más este año. Comenzaron en medio del verano austral, y nunca cesaron. Arrasaron los bosques de eucaliptos de Australia completamente secos por una ola de calor abrasador. Se quemaron unos 12 millones de acres, al menos 25 personas perdieron la vida y se estima que mil millones de animales perecieron en lo que el intelectual australiano Clive Hamilton, escribiendo para Sierra, llamó “un holocausto de la vida silvestre”.

Luego, los incendios arrasaron la tundra siberiana cuando áreas del extremo norte de Rusia experimentaron temperaturas récord por encima de los 100 grados Fahrenheit. La temporada de incendios en el oeste americano fue brutal. Los incendios devoraron a Colorado, Washington y Oregón. California rompió otro récord de superficie quemada, ya que unos 8.200 incendios incineraron más de 4 millones de acres. El humo era tan denso sobre el área de la bahía de San Francisco que se sentía como “oscuridad al mediodía”.

Y para cerrar, Brasil una vez más tuvo una temporada de incendios de pesadilla cuando los acaparadores de tierras se adentraron más en la selva amazónica.

Las temporadas de incendios récord son parte de la nueva normalidad del cambio climático.

La industria petrolera se derrite

Sería desalmado tratar de buscarle algún lado positivo a la pandemia, sin embargo, el coronavirus ha provocado irónicamente al menos cierto alivio ambiental claro: la desaceleración de la industria petrolera mundial.

La periodista Antonia Juhasz escribió en la revista Sierra de septiembre / octubre, los cierres provocados por la pandemia de la primavera y principios del verano disminuyeron la demanda mundial de petróleo, y rápidamente llevaron a un colapso de los mercados internacionales de petróleo. Si bien la demanda de petróleo se ha recuperado parcialmente, las perspectivas futuras de la industria parecen sombrías.

Es muy probable que dentro de unos años miremos hacia atrás y veamos el 2020 como el comienzo del fin de las grandes petroleras.

California comprometida a eliminar gradualmente los vehículos de combustión interna

La fuerza de la industria de vehículos eléctricos va en ascenso. Las emisiones de escape de automóviles y camiones constituyen ahora la mayor parte de las emisiones de gases de efecto invernadero de los Estados Unidos. Según un estudio reciente realizado por investigadores de Princeton, aproximadamente la mitad de las ventas de automóviles en en el país, tendrán que comprar vehículos eléctricos para 2030 para que Estados Unidos cumpla con el objetivo de llegar a cero emisiones a mediados de siglo.

La noticia más importante se produjo en septiembre, cuando el gobernador de California firmó una orden ejecutiva que ordena a la Junta de Recursos del Aire de California que elabore regulaciones para que cada automóvil y camión de pasajeros nuevo vendido en el estado sea de cero emisiones para 2035.

Los fabricantes ya están trabajando para cumplir con dichos mandatos. GM y Ford tienen cada uno una serie de modelos eléctricos que ya están en producción. Los principales fabricantes de camiones como Volvo, VW, Daimler y Tesla están compitiendo para llevar al mercado camiones pesados ​​totalmente eléctricos.

La eventual electrificación de la industria del flete sería una gran victoria tanto para el clima como para la salud pública. Todas las señales apuntan a un futuro del transporte que promete ser limpio, ecológico y rápido.

Los bancos y los inversores ya no se fían de la energía sucia

Algunos de los bancos y prestamistas más grandes del país están comenzando a alejarse de la financiación continua de la economía de la muerte. Después de años de presión  del Sierra Club, otros grupos ambientalistas y naciones indígenas, JPMorgan Chase anunció en febrero que ya no financiará la extracción de petróleo y gas en el Ártico y que también dejaría de financiar muchas empresas relacionadas con el carbón.

Wells Fargo reveló un compromiso similar de alejarse de la perforación de petróleo y gas en el Ártico, así como de la industria del carbón. JPMorgan Chase y Wells Fargo han sido en los últimos años, respectivamente, el primer y el segundo financiador de proyectos de combustibles fósiles con sede en Estados Unidos. En noviembre, la administración Trump tomó medidas para prohibir a los bancos excluir los combustibles fósiles de sus carteras. Pero esa táctica de miedo no impidió que Bank of America siguiera las pistas de otros prestamistas. Todos los bancos importantes de EE. UU. Han descartado financiar las perforaciones petroleras en el Ártico.

Estos y otros acontecimientos señalan un cambio radical entre los grandes inversores.

Tuberías obstruidas

Mediante una combinación de acción directa sobre el terreno, demandas y presión ciudadana a través de comisiones estatales y federales, los grupos ambientalistas han aumentando el costo y riesgo de las empresas de combustibles fósiles para hacer negocios logrando que los proyectos de energía fósil sean menos atractivos.

Durante años, el grupo ambientalista luchó contra el gasoducto de gas fracturado de la costa atlántica con el argumento de que aumentaría las emisiones de gases de efecto invernadero, amenazaría el sendero de los Apalaches y exacerbaría las injusticias ambientales. En julio, los dos principales patrocinadores del gasoducto, las empresas de servicios públicos del sur Dominion y Duke Energy, dijeron que estaban cerrando el proyecto, marcando una gran victoria para los grupos “verdes”.

Asimismo un tribunal federal ordenó el cierre del controvertido Dakota Access Pipeline, y el Tribunal Supremo rechazó un esfuerzo de la administración Trump para permitir la construcción del oleoducto Keystone XL. Como Kelly Martin, director de la campaña Beyond Dirty Fuels del Sierra Club, dijo a Inside Climate News en ese momento: “Se acerca una nueva era, una para la energía limpia y una en la que los riesgos de la infraestructura de combustibles fósiles están cada vez más expuestos. “

El movimiento ambientalista abraza la equidad y la justicia social

Al igual que la pandemia y las elecciones estadounidenses, los horribles asesinatos policiales de George Floyd y Breonna Taylor, así como las históricas protestas callejeras que siguieron no fueron necesariamente historias ambientales. Sin embargo, las ondas sísmicas del levantamiento por la justicia racial de este año también repercutieron en el movimiento ecologista, lo que obligó a que algunos de los grupos ecologistas más antiguos del país hicieran un ajuste de cuentas sobre la raza y la justicia.

Durante décadas, las organizaciones ambientales más grandes de Estados Unidos han enfrentado duras críticas por estar demasiado dominadas por los blancos y demasiado desconectadas de las luchas por la justicia ambiental.

La profesora de Yale Dorceta Taylor menciona en el próximo número de la revista Sierra, “Cuando investigué y escribí El estado de la diversidad en las organizaciones ambientales en 2014, descubrí que las personas no blancas componían sólo el 14,6 por ciento del personal de las organizaciones ambientales.(…) Mientras tanto, las personas negras constituyen el 38 por ciento de la población de Estados Unidos ”. Los grupos ambientalistas han tratado de abordar estas críticas realizando importantes inversiones en iniciativas de equidad e inclusión.

Fueron necesarias las protestas masivas de este verano para acelerar tales esfuerzos y llevarlos a un nivel completamente nuevo de urgencia. Los grupos ambientalistas se esforzaron en presentarse a los movimientos por la justicia liderados por negros, ya que se hicieron eco del llamado a desviar el dinero de la policía. Luego, algunas organizaciones buscaron exhumar los esqueletos en su armario como una forma de demostrar un compromiso con el antirracismo. El director ejecutivo del Sierra Club, Michael Brune, escribió una columna disculpándose por los escritos racistas o las creencias eugenistas de algunos de los primeros líderes del Club. La Sociedad Audubon tuvo que aclarar el hecho de que su homónimo, el famoso ornitólogo John James Audubon, era un esclavista.

Estos movimientos son solo pasos intermedios en un proceso a largo plazo. La verdadera justicia racial, como la sostenibilidad planetaria, puede ser siempre un trabajo en progreso. Sin embargo, este año marca una ruptura decisiva con el pasado para el movimiento ambiental estadounidense, una oportunidad para finalmente comenzar a priorizar las conexiones entre un planeta vibrante y la justicia para los humanos.

El Congreso aprueba la Ley Great American Outdoors

Este tumultuoso año político reveló un electorado estadounidense profundamente dividido y polarizado. Los progresistas y conservadores, los votantes de Biden y los partidarios de Trump parecen habitar no solo en países diferentes, sino universos totalmente separados. Sin embargo, hay una cosa en la que los estadounidenses de todos los partidos políticos pueden estar de acuerdo: la conservación de las tierras, las aguas y la vida silvestre.

En junio, el Senado aprobó la Ley Great American Outdoors, una ley que asigna permanentemente $900 millones al año al Fondo de Conservación de Tierras y Aguas y, al mismo tiempo, proporciona fondos adicionales al Servicio de Parques Nacionales para hacer frente a un retraso en el mantenimiento.

El proyecto de ley fue tan rotundo porque los funcionarios electos saben que sus electores apoyan la preservación de las tierras públicas y la protección de la vida silvestre. La preservación de las tierras públicas es una isla de consenso en un mar de acritud.

Dicho consenso ofrece un rayo de esperanza para que los funcionarios electos puedan, en el próximo año, llegar a un acuerdo sobre otras medidas de conservación, como, por ejemplo, el objetivo de preservar el 30 por ciento de las tierras y aguas de los Estados Unidos.

La crisis de la biodiversidad se está acelerando

Un tema de gran importancia para el planeta pero que no recibe ni una fracción de la atención que se merece de parte de los medios. Me refiero al continuo declive de la biodiversidad mundial.

En septiembre, el Fondo Mundial para la Naturaleza publicó su Informe Planeta Vivo, y los hallazgos fueron una vez más sombríos. El WWF descubrió que las poblaciones de mamíferos, aves, peces, anfibios y reptiles se han reducido en un promedio del 68 por ciento desde 1970.

Es muy desmoralizador. Sin embargo, la esperanza es eterna. Así que espero que el 2021 sea finalmente el año en el que una combinación de defensa ciudadana y liderazgo político revitalice el esfuerzo por proteger toda la vida en la Tierra, y que en el próximo año encontremos una manera de reparar nuestra relación con la naturaleza.

De parte del Sierra Club puedes tener por seguro que seguiremos luchando por desactivar el cambio climático, proteger al planeta, la vida silvestre, a las comunidades más vulnerables  y lograr un mundo más justo para todos.

Adaptación al español por Fabián Capecchi del boletín original de Jason Mark para la revista Sierra.

Sierra Club


CONTRIBUTOR

Fabián Capecchi
Fabián Capecchi

Fabián Capecchi es Sénior copywriter bilingüe. Su afición a la historia lo llevó a ser Director de investigación para el Museo del Transporte de Caracas, publicando tres libros y asesorando el blog de la Fundación. Ávido lector, escritor, gastronauta incansable y cinéfilo empedernido.

Comments

comments

MOST POPULAR