Los sindicatos respaldan la Campaña de los Pobres
Rev. William Barber addresses a June 6th press conference. El reverendo William Barber se dirige a una conferencia de prensa el 6 de junio. | Steve Pavey / Kairos Center for Religions, Rights & Social Justice via Poor People's Campaign.

WASHINGTON—Líderes de Service Employees, AFSCME y Association of Flight Attendants-CWA están apoyando la demanda de la Campaña de los Pobres de que el presidente demócrata Joe Biden se siente con miembros de la nación pobre para escuchar cómo es realmente, y su demandas y propuestas de cambio.

Faltando menos de dos semanas para la marcha masiva de la campaña en Washington el 18 de junio, la presidenta de SEIU, Mary Kay Henry, el presidente de AFSCME, Lee Saunders, y la nueva vicepresidenta de AFA-CWA, Keturah Johnson, se unieron a los copresidentes de la campaña, los Revs. William Barber II y Liz Theoharis, en una conferencia de prensa el 6 de junio D.C. para publicar una carta exigiendo dicha reunión.

“Vamos a poner frente al pueblo estadounidense las caras de personas en las que no piensan”, dijo Barber, refiriéndose a al menos 140 millones de personas pobres y de bajos ingresos en los EE. UU., incluida poco más de la mitad de todos los niños.

La campaña también quiere poner esos rostros frente a Biden. Lo mismo hacen Henry, Saunders y Johnson, hablando en nombre de sus sindicatos. Se unieron dos líderes religiosos, el rabino Judah Pesner del Centro de Acción Religiosa del Judaísmo Reformista y la reverenda metodista Melanie Mullen.

“En nombre de los dos millones de miembros de SEIU, los millones más que luchan por $15 y un sindicato, y los millones que luchan por cada voto” y el derecho al voto, “estamos orgullosos de pedirle al presidente Biden que se reúna con los pobres y gente de bajos recursos” y simpatizantes, dijo Henry.

“Nuestras comunidades están bajo el ataque de la violencia de la supremacía blanca”, combinada con una atención médica inasequible, una alta exposición a los estragos de la pandemia de coronavirus, “escuelas con fondos insuficientes y precios que siguen aumentando”, explicó. Biden necesita escuchar eso.

“Ya no aceptaremos un sistema construido sobre las espaldas de los trabajadores mientras los multimillonarios se benefician de la pandemia”, advirtió Henry.

“Los trabajadores siguen recibiendo un trato injusto, los pobres siguen recibiendo un trato injusto. Están sobrecargados, explotados y denigrados” y Biden necesita escuchar eso cara a cara, agregó Saunders, cuyo sindicato tiene 1,4 millones de miembros.

Los trabajadores también están sufriendo, dijo Johnson de AFA-CWA. Después de cuatro años de negociaciones infructuosas en las que “el empleador se negó a escuchar”, Johnson y sus colegas asistentes de vuelo en Piedmont Airlines se vieron obligados a declararse en huelga. Eso llevó a un acuerdo rápido.

“Quieren que pensemos que las personas pobres y de bajos ingresos no tienen poder”, dijo, refiriéndose a los políticos y a la clase empresarial. “Pero no lo somos”.

La campaña exige que Biden se reúna con personas pobres y de bajos recursos. Han sido los más afectados por la pobreza y el racismo sistémicos, el uso de fondos federales para la guerra en lugar de las necesidades domésticas, los problemas para obtener atención médica y una mejor educación, y la necesidad de un salario mínimo decente, al menos $15 por hora, y la derecho a sindicalizarse.

“El impacto desproporcionado de estos problemas entrelazados afecta a las comunidades pobres y de bajos salarios”, agregó Theoharis.

No ha habido respuesta de Biden, personalmente.

Biden se dirigió a la Campaña de los Pobres en una reunión en las Carolinas durante la campaña electoral de 2020 y prometió abordar la difícil situación de las personas pobres y de bajos recursos. Su legislación Build Back Better, incluida la reparación y expansión de la red de seguridad social de EE. UU. hecha jirones, habría sido un comienzo.

Sin embargo, una de las pocas secciones de la red de seguridad social de BBB que sobrevivió a la picadora de carne del Congreso fue una expansión temporal del crédito fiscal para el cuidado de niños, que expiró a fines del año pasado. El resto del BBB, incluido más dinero para escuelas, atención médica y otros programas sociales, ha sido víctima de una amenaza obstruccionista republicana en el Senado.

Si las personas pobres y de bajos ingresos “le hablaran a la nación”, especialmente durante los debates presidenciales de ese año y hasta este año, “podríamos haber tenido un tipo diferente de debate” sobre cómo acabar con la pobreza sistémica, explicó Barber. “No habría sido demócrata contra republicano. Habría sido correcto versus incorrecto”.

Pero Biden es solo uno entre muchos políticos silenciosos, dijeron los líderes de la campaña. Otros incluyen a los 50 republicanos del Senado, la mayoría de sus colegas republicanos en la Cámara y en los estados, además de los senadores demócratas renegados Krysten Sinema (Ariz.) y Joe Manchin (W. Va.).

“La gente tiene que decidir si quiere que esos políticos los representen”, dijo Barber.

Entonces, la campaña no solo exige nuevamente una reunión con Biden y sigue movilizando a las masas para su marcha del 18 de junio en Washington, sino que también planea reunir a las personas pobres y de bajos recursos para tener un impacto electoral en las urnas este otoño.

Eso incluye activar las 42 organizaciones estatales de la Campaña de los Pobres e ir de puerta en puerta para discutir los problemas en la mente de las personas y asegurarse de que estén debidamente registrados, sean elegibles y voten. “Soltamos a 1200 personas en 2020 y contactamos a millones”, dijo.

Esos encuestadores también contrarrestaron la desinformación que llevó a la gente pobre en condados supuestamente de color rojo oscuro a votar en contra de sus propios intereses económicos. Cinco condados de Kentucky dieron la vuelta y los votantes ayudaron a elegir al gobernador pro-trabajador Andy Beshear (D), por ejemplo. Un aumento del 25% en la participación de las personas pobres y de bajos ingresos en los estados clave “púrpura” cambiará las elecciones, afirmó Barber.

“No estamos escuchando a los expertos” que predicen que las personas pobres y de bajos recursos no asistirán, dijo Barber.

Join the CPUSA’s “500-Strong” Delegation in D.C. on June 18th. Sign up here.


CONTRIBUTOR

Mark Gruenberg
Mark Gruenberg

Award winning journalist Mark Gruenberg is head of the Washington, D.C., bureau of People's World. He is also the editor of the union news service Press Associates Inc. (PAI). El galardonado periodista Mark Gruenberg es el director de la oficina de People's World en Washington, D.C. Known for his reporting skills, sharp wit, and voluminous knowledge of history, Mark is a compassionate interviewer but a holy terror when going after big corporations and their billionaire owners.

Comments

comments